Madre martirizada.

No tengo duda que la entrada anterior ha sido mi más popular. He recibido tan grande respuesta, que por primera vez, mis lectores me han contribuido con historias y opiniones para publicar en el blog, lo que les agradezco muchísimo. Recibí toda clase de comentarios, una gran mayoría de acuerdo con lo expresado en el texto: al parecer todos conocemos a una Mommy Martyr que compite orgullosa por demostrar que sufre, se sacrifica, y ha perdido toda identidad y control de sí misma. Y todos las encontramos cagantes.

Me llegaron historias que rayan en lo ridículas, de madres que le abren un Facebook a su recién nacido, y lo mantienen como si el mismo niño lo hiciera y tuviera vida social, inundando a sus seguidores con información molesta e inútil, como cuantas horas logró dormir, o que tanto vomitó. Ya de plano la inmadurez y el sinsentido más triste.

También saltaron algunas Mommy Martyrs, a defenderse, y a acusarme de que si, en su momento, vuelvo a trabajar, o encuentro el tiempo para ir a la playa, el cine o a correr al parque, seré una nefasta madre. Si logro perder los kilitos extras, volver a vestir bien, o cuidarme un poco el cabello, sólo serán pruebas de mi profundo egoísmo y desamor.

Pero también se unieron muchas mujeres que me cuestionaron la siguiente paradoja: ¿Qué pasa cuando una no quiere ser mártir, pero es lo que la gente que te rodea lo espera y exige de ti? ¿Que pasa con el constante chantaje y la crítica?

Éste es obviamente un punto que olvidé y que es igual de importante. Conozco a montones de gente (si, hombres en su mayoría) que juzgan sin parar lo que debe de ser el “amor de madre”.

En mi experiencia hasta ahora, el chantaje ha sido unisex. Cada que alguien me pregunta cómo encuentro el embarazo, acabo ofendiendo o levantando alguna ceja. Verán ustedes: yo estoy construida con dimensiones de casa INFONAVIT, y por lo tanto, ya no cabemos. No me avergüenzo de admitir que tengo sueños delirantes en los que me doy tremendos pasones de morfina y me arranco un brazo o una pierna para compensar mis achaques. Cada que digo que estoy hasta la madre de esto y que ojala me pudiera sacar a la criatura ahora mismo, son los hombres los primeros en brincar y decir: “¿pero entonces no lo planeaste, no es lo que tú querías?” o “…estás mal, ésta es una etapa que debes agradecer y disfrutar”. Lamento decirles, señores, que hasta que ustedes se embaracen, su opinión me vale tostada.

Desde México, más que nada chantajes, mucha culpa, sobre todo de mujeres. -“¿Te duele la espalda, no puedes dormir? ¿Distensión de cadera que ya te mandó al hospital…harta de las manos hinchadas? -¡Claro! ¡Por bruta! ¡Por floja!”  -“Si no te aguantas es que no quieres a tu bebé”.  -“No estás gorda por vanidosa, estás matando de hambre a la pobre criatura, te va a salir enfermo”.
El nivel de ignorancia es dar pena. De verdad mucha gente espera que una madre deje de pensar, ser, y sentir.

Aquí la historia que me compartieron, como excelente muestra.

Anna Laura:

Mi suegra es de esas mujeres controladoras y dramáticas. Desde que me conoció predijo que yo sería una madre de esas como brujas, y entonces me puso “la desnaturalizada”. Obvio mi ex-esposo se acabó creyendo esto, y cuando me embaracé de gemelos, los dos siempre me estaban dando órdenes más bien como amenazas. Según ellos yo siempre estaba haciendo algo mal y Dios me iba a quitar a mis niños. En mi parto todo me salió tan mal como se pudo, se me vinieron muchas complicaciones y mi suegra me acusaba de que  yo no quería “arreglarme las cosas” para que mis bebés nacieran rápido, según por flojera y porque no me importaba hacerlos sufrir. Nadie me preguntó ni una vez como estaba yo o qué sentía. Al final me hicieron una cesárea horrenda que salió muy mal y yo creí que me iba a morir en la mesa. Creo que esto me dejó un trauma, porque tuve pesadillas por varios meses y tardé mucho en curarme. Pero nadie en mi familia me quería escuchar, todo era sólo mis niños, como si yo me hubiera muerto, o convertido en fantasma. Me decían que ya estaba bien, y que era puro drama para no cuidar a los niños, que no quería hacer sacrificios. La única vez que quise hablar con mi esposo me dijo “ya bájale, ya no importa, lo que si importa es que mi hijos están sanos”. Me sentí como una cucaracha. Me di cuenta de que era como esa gente desconsiderada que si se entera de un accidente sólo pregunta por el coche, no por los de adentro, y pues al año nos separamos. Nunca entendió que yo amo a mis hijos, pero también quiero ser feliz y seguir viviendo mi vida, y que parir no me quitó mi sentimientos o que darle todo mi amor a mis niños no me deja sin alma.

Es una realidad tristísima, y creo que hay que ser de verdad fuerte para no caer y acabar igual.

De nuevo, gracias a todos por leerme y opinar.

Advertisements

Tataujes y Tolerancia.

Yo crecí en una de las culturas más hipócritas, cerradas, conservadoras y mochas con respecto a las modificaciones corporales. En México el estigma del tatuaje es inmenso. Desde que tengo memoria, considerar siquiera juntarte e interactuar con alguien que tuviera un tatuaje era un horror para mis padres. La sociedad en general de inmediato te etiquetaba y rechazaba como un vago, un criminal, una persona corriente, ignorante, sucia. Aunque siempre les vi un enorme atractivo, se me condicionó a creer que considerar hacerte un tatuaje era una vergüenza, algo casi comparable a un crimen. Siempre que me hago un tatuaje siento un poco de la angustia que seguro sentían mis padres: “nadie te va a dar trabajo”, “te vas a acabar juntando con puro pandillero”.

Creo que está de sobra decir que Nueva Zelanda tiene una tradición histórica muy profunda con relación al tatuaje. Desde los inicios de su población indígena, portar un tatuaje se convirtió en un símbolo de logros, respeto, y trascendencia. Se le conoce como Ta Moko, y debe ser único e irrepetible.

Su origen proviene de la primera patria maorí, la Polinesia oriental, siendo los instrumentos y métodos empleados similares a los utilizados en otras partes de Polinesia. Antes de la llegada de los europeos (antes de finales del siglo XVIII), muchos, si no la mayoría de las personas de alto rango, eran marcados con el moko. En el caso de que se fueran de la isla sin ellos, eran vistos como personas de baja condición social. Además de indicar el estado y rango, otra de las razones por la que era tatuado un Ta moko, era para parecer una persona más atractiva al sexo opuesto. De este modo, los hombres solían tatuar su cara, nalgas (raperape en maorí) y los muslos (puhoro en maorí). Las mujeres, por lo general, solían marcar sus labios (kauae) y barbillas. El resto de zonas donde solían verse estos dibujos era en las frentes de las mujeres, las nalgas, los muslos, el cuello y la espalda. En cuanto a los hombres, lo habitual sería en la espalda, el vientre y las pantorrillas.

 

Hakopa Te Ata o Tu

Hakopa Te Ata o Tu
Óleo sobre tela
Auckland Art Gallery Toi o Tāmaki
Presente de H E Partridge, 1915

Wi Tako Ngatata

Wi Tako Ngatata
Óleo sobre tela
Auckland Art Gallery Toi o Tāmaki
Presente de H E Partridge, 1915

Actualmente, se ve gente tatuada en todos los niveles laborales, y muchos de los neocelandeses más respetados portan orgullosos un Ta Moko:

All Blacks

Piri Weepu y Ma’ Nonu. All Blacks, campeones mundiales de Rugby.

 

Ahora, como ya muchos saben, me he convertido en una empleada del gobierno de este país. (Les suplico no me pregunten mi puesto y ramo, bajo mi contrato no puedo divulgar muchos detalles en un medio público).

Tras pasar todas la pruebas para acceder a este puesto, me presenté nerviosa en la oficina para mi primer día de entrenamiento.

La mujer que me recibió en la oficina buscó mi nombre en la lista y me sonrió sorprendida.

-“¡Qué suerte tienes! Te va a entrenar William. Es una de las personas con más experiencia aquí. Lleva 18 años con nosotros y tiene el 3er puesto más alto dentro de la dependencia. Ha recibido 2 reconocimientos directamente del Primer Ministro, y sabe más que todos nosotros juntos. Los novatos de la oficina en Manukau le dicen ‘La Bibla’. Vas a aprender mucho.”

Con ésta descripción me puse muy nerviosa. En mi mente me hice la imagen del burócrata de oro. Este tipo seguro iba estar de traje y corbata, sentado detrás de un escritorio, talvez de gafas, seguro con pelo relamido.

Se abrió la puerta y me encontré con lo más opuesto: un hombre de cabello largo, barba, y al menos 4 o 5 perforaciones faciales, pero sobretodo, una actitud inmejorable. De verdad este tipo se las sabe todas. Aprendí tanto en 4 días, que sentí que se me cocinaba el cerebro.

Los viernes son día de “informal” en la oficina. Totalmente libre. William llegó de shorts de vestir y camisa polo, y ¡sorpresa! el hombre es un Ta Moko andante. Diseños maoríes sólidos hasta las muñecas y tobillos. No pude evitar quedarme mirando, y se me salió un “esto es increíble…”. Obviamente, a este hombre nadie lo había prejuzgado. Lo único que vale son sus capacidades y esfuerzos. Se nota de inmediato que son hechos a mano, con hueso de albatros, no la máquina moderna, de modo que forma una cicatriz que le da relieve al diseño.  A la hora del té ya de plano le tuve que preguntar:

-“Estoy fascinada con los diseños de sus Ta Moko. ¿Duele mucho?

-“Si, bastante. Pero mi comunidad es muy conservadora y aún se hacen así. Me los he ganado todos. Soy el primer miembro de mi comunidad que consigue un puesto en el gobierno. Los de los brazos simbolizan la temporada que tuve un grupo musical. Cuentan toda mi vida”.

-“De donde yo vengo, nadie jamás conseguiría un puesto así con tantos tatuajes. Muchos lugares todavía hacen exámenes médicos para verificar que alguien no tenga ni un corazoncito en la nalga antes de contratarle”.

-“Vaya, que triste. Supongo que algunas culturas están totalmente en contra de la modificación del cuerpo…”

-“Sí, así es en México.”

-“El nivel de desempleo debe ser desorbitante, ¿no? ¿Qué hacen con toda la gente que se pinta el cabello? ¿También le prohíben trabajar a la gente que se ha sometido a una cirugía plástica? Esa es una modificación igual de permanente y hasta más extrema”.

Y ahí se acabó la conversación, pues me quedé sin palabras. Simplemente, cuanta razón.

 

Norcorea Celestial

Esta entrada es una respuesta rápida a todos lo que desde el post sobre el matrimonio homosexual no me han dejado de acosar con que “necesitas a dios”, “arrepiéntete de tus pecados” etc. (de verdad, ya párenle)

Entiendan de una buena vez: No creo en un dios, porque no existe evidencia alguna de que exista (no por que los odio, ni nada de eso).

Dejen de cuestionarme y tratar de vender un paquete que no me interesa.

Pienso en la vida con dios como en una Norcorea Celestial: es una dictadura maquillada de paraíso. La farsa de tener que amar a alguien a quien antes que nada, debes de temer. La libertad de decidir bajo presión de tortura eterna. El tener que complacer a una deidad anticuada y contradictoria, que me juzga por lo que digo, pienso, sueño, como, visto, hago y dejo de hacer; y que al final, me desea un final terrible. Como en Corea del Norte, tienes la opción de adorar al Gran Líder, o recibir un balazo en la cabeza…libre albedrío de “mentiritas”. También como en Corea del Norte, la “moral” es algo manipulable y subjetivo. El Gran Líder que dice amar a su gente y desearle igualdad a cada uno de ellos, les deja morir de hambre por los cientos de miles cada año, porque no lo adoran lo suficiente. Dios entrega 10 mandamientos, de los cuales 3 implican temerle o amarle (¿porque te ama?), 4 indican la moralidad más básica (que los chinos habían documentado 3 mil años antes),  uno que compara a la mujer con propiedades como el ganado, y uno que te amenaza por el solo hecho de pensar. En el siguiente capítulo del libro, ese mismo dios que ordenó “no matarás”, ordena una masacre genocida, la violación y asesinato de niños y mujeres, y la captura de esclavos…en su nombre.

Primero preferiría mudarme a Norcorea, honestamente. Al menos ahí tienes la opción de morir y que se acabe la tortura psicológica (o física si te atreviste a desafiar al Gran Lider..o a dios). Con dios por el contrario, después de la muerte ambas opciones son una tortura eterna.

NO, GRACIAS.

Preguntas pendejas (parte 1)

Creo que está de sobra explicar que me encuentro activa en varias redes sociales. Son utilísimas cuando vives lejos de tu familia y amigos. Puedo saber que están bien y compartirles experiencias, fotografías, etc.

Igualmente, he escrito un par de piezas de opinión para sitos de información y noticias, cultura general y política. Soy miembro activo de varios foros de temas muy diversos. Me gusta que la gente en general me contacte, ya sea para iniciar un debate, compartir una opinión, o intercambiar información. Por desgracia, a últimas fechas muchísima gente me ha contactado con preguntas relacionadas a la migración y los viajes, esperando prácticamente que les resuelva la vida. Nota: No me molesta ayudarle a quienes quieren venir, pero NO me se todos los precios de todas la aerolíneas, no trabajo para Inmigración, ni manejo bienes raíces. Yo no le doy empleo a todo el que se baja de un avión.

Más molesto aún me parece esa costumbre latina de asumir. Asumir que sabes, que los demás son una copia tuya. Esa proyección de ideales, metas y frustraciones a todos los demás. (Léase la entrada anterior para referencia). Es tan limitado creer que todos viven y piensan como nosotros. Y peor aún, que alguien tiene una verdad suprema.

Así que usaré esta entrada para responder a una selección inicial de esas preguntas con algo de acidez y sarcasmo, pues me parece lo más indicado (contrario a responder directamente con algún ataque u ofensa).

-“¿Está lejos Nueva Zelanda?”

R: ¿Lejos de donde?

-“¿Tu me puedes meter al país?

R: Gracias por responder a mi anuncio de trata de personas. Por el momento estamos ocupados.

-“¿Es difícil trabajar de ilegal allá?”

R: No sólo es difícil: es ilegal.

-“¿Porqué mejor no tu fuiste a Estados Unidos, si es el mejor país del mundo?”

R: Porque no es el mejor PARA MI.

-“¿No sientes que traicionas a tus raíces por comer pay y hamburgesas y pescado con papas?”

R: No. Afortunadamente mi identidad no se define por ponerle “chilito” a mi comida”.

-“¿Es barata la ropa de marcas allá? ¿Te interesaría hacer negocio mandándome?

R: ¿A que te refieres con “de marcas”? Me suena fraudulenta la oferta.  Creo que en el envío perderíamos cualquier ganancia.

-“¿No te preocupa vivir en un país donde ahora hasta los maricones se pueden casar?”

R: No, pues no pienso casarme con ninguno.

-“Si se casan los homosexuales la sociedad se destruye, ¿que vas a hacer?

R: Informarme un poco más para no creer esas tonterías.

-“¡¿Que le vas a decir a tus hijos cuando vean en la calle  a dos hombres besándose!?”

R: No tengo hijos. Si los llego a tener les diré que lo que hacen 2 adultos libres y consientes no es asunto de nadie.

-“¿No te sientes mal por tener más de 26 y no tener ningún hijo?

R: No sabía que la reproducción era obligatoria. Gracias, lloraré.

– Los güeros son gente bien racista. ¿Como le haces?

R: No asumo que el contenido de melanina de las personas refleja su calidad moral.

-“Me das un chingo de envidia, pinche morra”.

R: No debería. Mejor ocúpese de corregir lo que le frustra.

¡Sigan enviando sus preguntas!

 

 

Image

Tú mejor cállate.

Voy a decir la verdad: ésta entrada es sobre algo que le sucedió a alguien más, pero que me puso a pensar.

Un buen amigo que he hecho acá posteó esto en su Facebook ayer:

“Un Maori bien loco acaba de detener el autobus en el que voy. Le está gritando al chofer algo así como: “pinche hindú regrésate a tu país” y luego, paradójicamente, lo acusa de racismo contra los isleños. Lo peor es que el chofer ya se bajó y dice que el no va a arrancar el camión hasta que se baje el Maori. La situación está bien bizarra. ¿A quién apoyo?”

Obviamente, en las respuestas hubo de todo, pero las que me dejaron pensando fueron las de (en su mayoría) mexicanos. Cosas como:

-“…mejor no te metas en problemas, calladito te ves mas bonito.”

-“Yo que tu me escondo, no sea que te saquen a ti del camión”

-“no es tu problema, bájate y ya”.

Yo me atreví a comentar que esa actitud de “calladitos y agachones” es de lo peor que arrastramos los mexicanos.

Esto ha pasado de ser un sano “no meterse en los asuntos de los demás” a un ciclo eterno de ignorar y permitir la injusticia porque nos resulta cómodo. Quiero dejar en claro que no estoy a favor de espiar a la gente y acusarla de cualquier cosa, no va por ahí.

Más bien me puse a recordar todas los momentos de conversaciones, experiencias, historias compartidas y hasta noticias que me hacen pensar que los mexicanos nos callamos demasiado.

Todos lo hemos visto, escuchado, sentido de cerca o hasta hecho:

“Todos los vecinos sabían que el asesino golpeaba y abusaba de sus hijos, pero nadie dijo nada hasta que mató a uno de los chicos”.

“Yo vi quien atropelló a la señora, pero no me meto, porque no es mi problema”.

“Si sabemos quién abandonó al anciano enfermo en la calle, pero no vamos a decir, ese es asunto de su familia”.

“Pues si, todas las noches escuchamos que golpea a su novia, pero pues que le hacemos, es cosa de ella”.

“Ya sabemos quien roba en las tiendas del rumbo, pero pues no queremos problemas con sus papás”.

¡Al carajo con eso! Ese nivel de hueva social es lo que se está llevando al país a la mierda. Caminar todos haciéndole al ciego. Esperando que si nos afecta, sea lo menos… que se joda al que si le afecta, pero mejor no mover un dedo, no tener pantalones, no hacer nada…quejarse después, eso si.

¿Ustedes no tienen algo que decir, alguien a que defender? ¿Que hacen al respecto?

Los Nombres… y sus reglas.

“¿Qué hay en un nombre?” decía Shakespeare.

Creo que todos saben bien de mi aversión a los nombres malos, ridículos o simplemente de mal gusto. El nombre lo vamos a llevar  toda la vida y será nuestra primerísima carta de presentación; y de verdad que cada vez hay más padres que parecen desahogar alguna frustración con sus hijos.

Sólo basándome en mi experiencia laboral, les puedo decir que un nombre raro de inmediato te etiqueta, y le crea prejuicios a la persona que podría terminar dándote el empleo de tu vida.

Creo que los peores nombres que he escuchado en mi vida, fueron las pobres trillizas de una “nueva rica” que quería sonar a señora de Las Lomas y según ella escogió los nombres más “refinados”: Gustava, Rodriga, y Gonzala.

Aquí mi lista personal de 20 reglas para nombrar al bebé:

1.- No le cambies la gramática.

Se ve fatal, y parece que simplemente la pobre “Yezika”, “Uendi”, o el inocente de “Yonadtan” vienen de una familia de analfabetas, y no que son “súper originales”.

 2.- No te inventes palabras.

Traducir un término extranjero y hasta utilizar el nombre de una ciudad puede parecer válido, pero ponerle a tu hijo “Janiuel” o “Caltlila” suena a que estabas en drogas.

3.- De preferencia, que tenga algún significado.

No importa si era el nombre de tu mejor amiga de la primaria, el personaje de tu libro favorito, o tu héroe deportivo*; mientras para ti tenga una carga emocional. Así cuando le expliques el porqué de su nombre a tu hijo, crearás un vínculo más profundo que sólo: “pues, nomás, porque se oía bonito”. Lo mismo va para el segundo nombre. ¿Si no significa nada, para que molestarse? * ver # 16.

4.- Asegúrate de conocer el significado.

Hay muchas palabras que se nos hacen bonitas, pero con indagar un poco, el significado es terrible. Por ejemplo Kimsaah en Maya significa “asesino”.

En la primaria tuve una compañera Sayonara que fué la burla todo el curso.

5.- Que no te importe la popularidad.

Si quieres honrar a la abuela Frida, ¿qué importa que también esté de moda?

6.- Si quieres seguir un tema, hazlo discreto.

Los hijos no son coleccionables. No te claves con que todos deben llevar 2 nombres de 3 sílabas que rimen, sean frutos o flores y empiecen con “E”… mejor guíate por la inicial o el significado y no pongas nombre nomás por que hagan juego.

Ridículo las hermanas Rubí, Zafiro, y Ámbar, ó Nube Estrella y Amanecer, por ejemplo.

7.- Ojo con las iniciales.

A veces se nos olvidan, pero no está padre que tu hijo acabe con iniciales como P.E.D.O.

8.- Si no te gusta el apodo, ni consideres el nombre.

No hay nada más cagante que los papás que se quejan de que a Isabel le dicen “Chabela”, “Mari” a María, o “Pepe” a José y andan siempre tras todo el mundo con “no le digas así al niñoooo”… ¿pues qué esperabas?

9.- Que nadie te presione o te cambie la idea.

Es la razón #1 para el arrepentimiento y el resentimiento. ¿Cómo crees que se va a sentir la pobre criatura cada vez que le digas a alguien: “se llama Pamela. A mí me choca, pero ya ves… la abuela….” ?

10.-Dales individualidad.

Nefastos los hermanos que son Eric y Erika, Pablo y Paola o Alejandro y Alejandra.

 11.- Que la última letra no sea la primera del apellido.

Es difícil saber por teléfono si es Anya Ayala, Ani Ayala, o Anna Yala.

12.- Por fonética, quieres que nombres y apellidos no tengan el mismo número de sílabas.

Mejor un 3-2-1, que un 2-2-2.

 13.- A menos que vivas en otra ciudad o país, no le copies los nombres a amigos y familiares.

Pobre chavito, nada como crecer con primos y amigos que son todos Sebastián.

 14.- Jamás nombres a un hijo por una estrella de música o personaje de telenovela.

Si el nombre es sólo reconocible por una película, novela o cantante (nada de malo con “Natalia por Natalie Portman”, pero en serio ¡¿”Marimar”?!), le estás cerrando muchas puertas, pues das a entender que es lo que esperas de él; y en 5-7 años todas las Thalías y Shakiras serán la burla de sus compañeros de prepa. Ya ni hablar de los pobres niños que les ponen Terminator o Robocop.

 15.- Trata que el nombre indique el sexo, por aquello de los documentos oficiales.

¿Cómo reclamaría su pasaporte perdido Nube Azul?

 16.- No a los nombres extranjeros.

No hay nada peor que Dylan Pérez o Sharon Kimberly Juárez. Les quitaste credibilidad para toda su vida. Suena a un wanna-be.

Así que si de verdad tú pareja y tú no son irlandés(a)-japonés(a), olvídate de Sean Yuki.

17.- Diversidad y amplio espectro.

No le pongas a tu hijo un nombre que lo encasille, no sabes que será de su vida como adulto. Por más que quieras que sea futbolista, no le pongas Diego Armando…o Margarita de Cristal… pues suena a teibolera.

18.- Si se lo tuviste que explicar y deletrear a alguien, olvídalo.

Estás condenando a tu hijo a toda una vida de repetir mil veces que se escribe Lagyokonnda o D’Artagnan.

 19.- Haz consenso sólo con tu pareja y lleguen a un acuerdo sólo entre ustedes.

Las tías, primas, hermanas y abuelas jamás van a estar contentas, o para lograrlo tendrás que acabar como mi maestro de Historia: Ángel Roberto Oscar Hipólito Gabriel.

20.- Piensa en que tu bebé va terminar siendo un adulto.

Igual y los nombres tiernos e infantiles le van bien mientras lo ves dormir en su cuna, pero serán un absoluto ridículo cuando se titule la Dra. Lilly Teddy o el Arq. Danny Pauly.

Un año de inviernos, y el sentido común que ya no es común.

Pues aquí sigo. Viviendo mi año de inviernos. Me fui del verano mexicano de 2011, para venir al invierno kiwi, y encontré todo lo que buscaba acá, así que apliqué toda mi voluntad y fuerzas a volver y de nuevo, dejé la primavera para llegar directo al otoño.

Me siento en mi lugar, menos influenciado por la cultura de basura gringa y la “political correctness”, sin discursos electoreros ni obsesiones partidistas, pero sobretodo, en el lugar donde me veo cambiando mi futuro.

Me gusta vivir de pronto en una sociedad que no habla de política con un fervor semi-religioso “porque mi familia siempre ha sido de tal-o-cual partido”. Acá es más simple: ¿Usted votó por el fulano en turno? ¿No? ¿Cree que ha realizado bien su trabajo? ¿sí?… entonces se reeligió por mayoría el fulanito que está ahora y ya.

Me gusta y me emociona ver a toda esta gente que aprecia y vive la naturaleza, niños que corren y viven y tocan y hacen, sin miedo a “los bichos”, las alergias, la mugre, etc. Pero también niños con disciplina, con responsabilidad, bien anclados a la realidad, no ahogados aún por la enferma fantasía de hacerse famosos como Justin Bieber, o peor aún Diana Guzmán o algún “academio”. Veo a diario como tiene más mérito el talento deportivo y la vida activa… el experimentar, más que el soñar.

Y es por esto de los niños es que vuelvo a escribir. Porque ésta noche he leído una nota de “El Universal” que me ha dado miedo, me ha pegado cerca, y me llena de rabia.

Éste es el artículo: http://www.eluniversaledomex.mx/home/nota29050.html

En resumen habla de una niña que con 12 años “se fue de su casa convencida por alguien que conoció en el Facebook”.

Para los que me conocen y los que no: soy una firme opositora de que los niños usen las redes sociales. No veo como alguien menor de 16 pueda necesitarles, y creo que nuestras habilidades sociales y de convivencia se deben desarrollar en vivo hasta la madurez. Darle a un niño acceso al internet sin supervisión es como dejarlo sólo en mitad de una calle transitada: nunca sabes quién se va a acercar y que va a ofrecer.

Primero que nada, disculpen si mi opinión ofende a los que tienen hijos, pero para mí todas sus excusas, como “déjalo, está chiquito”, “ni sabe lo que hace, no te apures”, “está de moda, todas sus amiguitas lo tienen”, o “¿ aaaayyy…..cómo le digo que no?”; son en realidad una misma y sola expresión: “me da hueva lidiar con mi hijo”. (También está de moda “mover” paquetes de droga por un iPhone o una motoneta… ¿por eso se lo permitirían?)

El ejemplo del articulo lo deja claro: no sólo me asalta la duda de qué carajos hace una niña de 12 años conversado sola con un adulto desconocido por la red; ¡¿cómo es que ninguno de sus padres sospechó siquiera que planeaba irse de casa?!  ¿Acaso nunca hablaban con ella? ¿Revisaban su cuenta frecuentemente?  Por mejor actriz que pueda ser una niña, su actitud debió mostrar algo de nerviosismo o alguna otra emoción. ¿Qué necesidades estaba cubriendo ésta chavita al hablar “de amor” con un perfecto extraño y creyendo que irse así nada más era una buena idea?

Éste es mi segundo gran problema con ésta generación: el total desconecte con la realidad. Y no estoy hablando de niños en edad preescolar, me refiero a jóvenes de 12 o 14 años. Tan protegidos y atendidos están, tan ahogados por la basura que les ponen en la tele, que no tienen ni idea de nada. Desde esa modita de escribir como analfabetas hasta creer que el dinero se reproduce con meterse al bolsillo. Hablando con una niña de 12 años me dijo muy en serio: “yo de grande no voy a ser nada, me voy a hacer una banda para ser famosa y no tener que trabajar nunca y pasarme el día en mi casa”. Cuando le pregunté qué instrumento tocaba o que música pensaba hacer, y se dio cuenta del error de “no querer saber hacer nada”; simplemente me dijo que mejor se iba a acostar con muchos chavos para salir en la tele y ya (después me enteré que le permiten ver “Jersey Shore”).

Igualmente, hablando con un chico de 15 años de Puebla que acababa de discutir con sus padres porque quería “otro iPad”, me cayó el 20 de lo apendejados que están creciendo los chavos. Éste no es un niño común de secu de gobierno que se ríe de cualquier bobada y aspira a microbusero, tampoco…yo quería creer que siendo hijo de 2 maestros de Universidad, tendría algo de más fibra. El caso es que el muchacho me dice que como sus padres son “unos ojetes” por no comprarle un segundo tablet, le va a hacer como yo y a fin de mes se va a ir a vivir a Nueva York.

“¡Órale! qué buena onda… y ¡que cosmopolita! Supongo que ya tienes visa…pero ¿por qué NY?, es muy cara… ¿ya sabes cómo te vas a mantener, o te van a ayudar tus papás un rato? … sé que conseguir chamba allá no es fácil ¿Conseguiste vuelo barato? “

El pobre escuincle me vio como si yo hablara chino.

-“¿Cómo una visa?… ¿Los vuelos son caros…? Tengo 650 pesos y lo que me den por mi cel. No quiero ir a trabajar, quiero vivir en un depa, como los de “Friends”.

Me resultó muy incómodo…conexión con la vida real: 0. De un chico que este curso empezará la prepa.

Hubiera sido un niño de 6 o 7 años y me hubiera dado ternura.

Pienso igual de la pobre niña del periódico. Le dejó cartas a las amigas y los papás diciendo “me voy a Torreón, si me visitan un día, les presento a Luís”. Torreón no está nada cerca del Estado de México, pero suena a que ésta niña creyó que iba al parque o a la tiendita. No me quiero ni imaginar sus posibles circunstancias actuales.

Para nada culpo a los padres o nadie, en realidad… pero falta sentido común…falta interés. Ojalá y aparezca con bien.